viernes, 25 de enero de 2013

MASER, el hermano mayor del LASER

La ciencia nos proporciona historias inspiradoras sobre la superación humana, a nivel individual, y a nivel colectivo, como concatenación de pequeños y grandes descubrimientos. Es el caso de los láseres que han reinado en la cirugía refractiva durante los últimos 25 años: El láser excímero.

El nombre LASER es un acrónimo de Light Amplification by the Stimulated Emission of Radiation. En 1917, Albert Einstein fué el primero en teorizar acerca del proceso que posibilita los láseres, la llamada Stimulated Emission.

Pero comencemos por el principio, ya que el primer paso para el desarrollo del láser fue el llamado MASER, acrónimo de Microwave Amplification by Stimulated Emission of Radiation. En 1954, Charles Townes y Arthur Schawlow inventaron el MASER, empleando gas amoniaco y microondas. Finalmente, el MASER fue patentado en 1959, y podía ser empleado para amplificar señales de radio y como ultrasensor en aplicaciones de investigación espacial. El MASER mostraba el camino para la mencionada estimulación, y, además, Townes y Schawlow, publicaron teorías sobre la generación de luz en el rango de visible e infrarrojos (el futuro LASER), pero no las llegaron a desarrollar. Fue el primer gran paso.