martes, 27 de marzo de 2012

Glaucoma y Marihuana. Un mito de los 70´s

La marihuana medicinal se prescribe como un tratamiento para muchas enfermedades. Pero, ¿realmente funciona en el caso del glaucoma?

La idea de que la marihuana puede ser útil en el tratamiento del glaucoma surgió en la década de los 70. Estudios llevados a cabo al respecto, pusieron de manifiesto que fumar marihuana reduce la presión intraocular de las personas con glaucoma. Como resultado de esta investigación, se llevaron a cabo estudios adicionales para examinar si la marihuana o su ingrediente activo, un compuesto conocido como THC, podría ser utilizado para mantener la PIO baja.Esta investigación fue financiada por el National Eye Institute, una división de la Federal National Institutes of Health.

La investigación descubrió que cuando se fuma marihuana o cuando una forma de su ingrediente activo se toma como una pastilla o por inyección, lo hace bajar la PIO. Sin embargo, sólo disminuye la PIO durante un corto período de tiempo alrededor de tres o cuatro horas.
Este período corto de tiempo es un gran inconveniente para el uso de marihuana como un tratamiento del glaucoma. Ya que el glaucoma tiene que ser tratada 24 horas al día, usted tendría que fumar marihuana de seis a ocho veces al día durante todo el día para recibir el beneficio de una constante baja la PIO. 
El efecto que la marihuana tiene en llevar una vida normal no es el único efecto secundario de la droga, sin embargo. Los cigarrillos de marihuana contienen cientos de compuestos que dañan los pulmones. La investigación ha demostrado que el uso regular y frecuente de la marihuana, especialmente en dosis altas, puede causar problemas con la memoria y la concentración a corto plazo. 

Así como la ciencia ahora sabe mas sobre los verdaderos efectos de la marihuana, también se conoce mas profundamente acercad del glaucoma, y hemos llegado a comprender que la PIO no es el único factor que daña el nervio óptico.Estudios recientes caracterizan el glaucoma como una enfermedad neurológica similar a la de Parkinson o el Alzheimer. Y, hay evidencia creciente de que la reducción del flujo de sangre al nervio óptico también puede causar daño en los pacientes con glaucoma. Por desgracia, la marihuana no sólo disminuye la PIO, sino que disminuye también la presión arterial en todo el cuerpo. Como resultado, tiene el potencial para reducir el flujo sanguíneo al nervio óptico, cancelando el beneficio de una baja presión intraocular.
Los científicos todavía están estudiando si los ingredientes activos de la marihuana sin embargo, pueden ofrecer un tratamiento para el glaucoma, pero estos avances están ahora en fase de investigación.
Así, mientras que la marihuana puede bajar temporalmente la PIO, no se recomienda para tratar el glaucoma. Prescripción de medicamentos y los tratamientos quirúrgicos han demostrado ser tratamientos efectivos para la enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario